Menú
FacebookYoutubeLinkedinGooglePlus

Publicado el Abr 11, 2017 | 0 comentarios

Comunicación Efectiva

Comunicación Efectiva

La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas.-Anthony Robbins.

Aunque a primera vista podría parecernos exagerada esta afirmación, analizándola un poco vemos que tiene mucho de verdad. La vida del ser humano justamente consiste en el establecimiento de relaciones interpersonales y esto sucede desde que tenemos unos minutos de vida hasta nuestro último aliento. En este sentido, la comunicación es aquella herramienta que va a permitir relacionarnos con otros. Por ello, es importante que desde pequeños, enseñemos a nuestros niños a comunicar adecuadamente en sus relaciones interpersonales.

Veamos un ejemplo concreto:

“La profesora preguntó al aula quién quería actuar en la siguiente actuación, Claudio levantó la mano pero la profesora no se percató de ello y eligieron a otro compañero” Frente a ello, Claudio:

1° respuesta:  No le ha dicho a la profesora lo que sucedió y se siente triste.

2° respuesta:  Se acercó a quién eligieron y le ha dado una patada, desatándose una pelea.

3° respuesta:  Se acercó a la profesora, explicándole lo que ha sucedido.

Cada una de estas respuestas corresponde a un estilo de comunicación: Pasivo, Agresivo, Asertivo.

Pasivo: cuando, frente a una situación que nos incomoda, no decimos nada, sino que perjudicamos nuestros propios intereses. Asimismo, las personas con estilo de comunicación pasivo tienen problemas para enfrentar el rechazo o una negativa.

Agresivo: cuando comunicamos nuestro desacuerdo agrediendo al otro, desafiándolo y transgrediendo sus derechos. Las personas con este estilo, buscan obtener lo que quieren de cualquier manera, sin medir el impacto en el otro.

Asertivo: cuando logramos comunicar nuestras ideas, sentimientos, opiniones defendiendo nuestros derechos, pero sin agredir al otro. La base de este estilo es el RESPETO, tanto a un mismo como a las personas con las que se relacionan.

Como se puede apreciar, se espera que las personas manifiesten un estilo asertivo en sus interacciones, puesto que implica comunicarnos de manera clara, precisa, haciendo valer nuestros derechos, pero sin ofender al otro.

¿Cómo desarrollarla en nuestros niños?

En Aprendamos Juntos, ciertamente buscamos desarrollar el estilo asertivo en nuestros niños. Dado que ellos están aún en formación. Por ello, en las sesiones que tenemos, incentivamos a que ellos expresen con confianza su punto de vista, respetando el punto de vista del resto de compañeros y valorando cada participación. A continuación, presentamos algunas ideas que aplicamos en Aprendamos Juntos orientado a este objetivo:

Darles oportunidad de expresarse: Es importante habituar a los niños a comunicar sus opiniones o sentimientos. Para ello, desde casa no perdamos oportunidad para incentivarlos a hablar. Quizás al momento de escoger su ropa o juguetes, o una actividad para realizar. Asimismo, preguntarle todos los días sobre cómo les fue en el colegio, qué situaciones enfrentaron y como las resolvieron. No se trata de un cuestionario, sino de conversar. Una buena idea es que nosotros los adultos también le contemos cómo nos fue, para que ellos reciban un modelo y puedan replicarlo.

Valora sus aportes: Es importante escucharlo atentamente. Valora su opinión, sus sentimientos, de modo que se sienta escuchado y entendido. De igual manera, enseñar a respetar los puntos de vista de los otros.

Incentiva su independencia y autonomía: conforme los niños crecen son capaces de hacer más y más cosas por si solos. Los padres tenemos que fomentar estas situaciones, de modo que el niño sea consciente que puede hacer muchas cosas con éxito sin ayuda del adulto. Además que puede tomar sus propias decisiones sin dejarse llevar por los otros. Esto le dará mucha seguridad en sí mismo y le permitirá comunicarse con confianza con el otro.

Ver conflictos o errores como oportunidades de aprendizaje: Enseñarles a que valoren aun las situaciones que quizás causó incomodidad. Analizarlas, rescatando lo positivo y señalando alternativas de solución.

Finalmente, es importante enseñar a nuestros niños que el RESPETO es la base de todas nuestras relaciones interpersonales, recordando que nosotros los padres y maestros somos sus principales modelos a seguir.

Comparte este artículo:

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *