Menú
FacebookYoutubeLinkedinGooglePlus

Publicado el Nov 27, 2017 | 0 comentarios

Educando la tolerancia en nuestros hijos por Rosenda Ccala

Educando la tolerancia en nuestros hijos por Rosenda Ccala

rosenda_apjRosenda Ccala

Psicóloga Educativa, especialista en dificultades de aprendizaje, miembro del equipo técnico de Aprendamos Juntos.


Un día como otro, estaban jugando dos niños con un rompecabezas que querían armarlo, y cada uno cogió una pieza, y decían: “yo primero”, frente a lo que respondió el otro: “no, yo primero”, y se enfrascaron en una discusión de quien sería el primero, entonces uno de ellos dijo “ ya no jugamos, mejor guardo el rompecabezas porque yo lo saque”. Esta pequeña acción puede ser entendida como “nadie juega si no se hace lo que yo quiero”

En una ocasión se organizó una carrera en trio con los niños, lo cuales estaban todos muy entusiasmados, todos los grupos decían vamos a ganar; en eso, cuando empezó la contienda un grupo iba adelantando al resto, el otro ya estaba alcanzándolos, cuando en eso del primer grupo uno de los niños se cayó y el otro grupo aprovecho y se adelantó, pero un compañero del niño que se cayó le dice: “eres un tonto, por tu culpa ya perdimos, tú no sabes correr, no quiero que estés en mi grupo”.

Hasta aquí hemos descrito dos situaciones que se da en los juegos de los niños, que no comprenden las fallas de los demás, o quieren imponer sus gustos y deseos.  Lo que carecen es de tolerancia. En este artículo hablaremos acerca de esta actitud y daremos algunas recomendaciones para su desarrollo en nuestros hijos.

La tolerancia es la expresión del respeto por los demás y ayuda a la convivencia, desarrollándola podemos vivir más felices; también tiene que ver con entender y reconocer que cada persona es diferente al otro. La tolerancia también implica tener paciencia ante los fallos de los demás.

La tolerancia es la capacidad de escuchar, aceptar, valorar las diferentes formas de pensar y de vivir la vida, siempre que no se atente los derechos de los otros. No deberíamos querer cambiar al otro, por el contrario, deberíamos respetar y aceptar tal cual es, así evitaremos llegar a conflictos que no tienen cuando acabar, si hay tolerancia, hay unión y si hay unión hay paz en las relaciones con los demás, practicando una convivencia sana.

La tolerancia se aprende; la intolerancia también, aquella que discrimina a los otros, aquella que se cree que hay seres inferiores a los que hay que someter,  fomentando los prejuicios hacia los demás que son diferentes a él.

Para ser tolerantes:

  • Pongámonos en el lugar de los otros para tratar de entender sus problemas y su manera de actuar.
  • Escuchemos sin interrumpir y demos a los demás la oportunidad de expresarse.
  • Veamos en la diversidad de razas y culturas una señal de la riqueza y amplitud del mundo en lugar de motivos de desconfianza.
  • Ser consciente de la importancia de conocerse a sí mismo en vez de juzgar a los demás.  Una identidad personal sólida es la base para construir autoestima alta que también ayuda a combatir los actos discriminatorios.

Que hacer:

  • Enseñe a sus hijos a entender que tolerar es respetar las opiniones de los demás. Use cuentos, historias o experiencias en las que se manifiesten actitudes tolerantes.
  • Enséñele que hay reglas y que debemos de respetar las reglas y que esto nos permite jugar en paz y disfrutar de la compañía de los demás.
  • Enséñele a valorarse y respetarse a si mismo como miembro de todo grupo social al que pertenece, familia, clase, colegio, sexo, cultura o lugar de procedencia.
  • Conocer y valorar a personas de otros grupos de procedencia distintos, asistiendo a eventos de estos otros grupos. Así se evitarán prácticas discriminatorias o prejuicios.
  • Valorar su conducta tolerante y que reflexione sobre sus conductas intolerantes. Fomente la seguridad y haciendo comprender que las burlas son fruto de la ignorancia.
  • Evite acceder a situaciones en las que quiera imponer su voluntad a toda costa, ignorando a los demás. Cuando esta forma de actuar del niño se incrementa  puede llegar a actuar con violencia cuando se opongan a sus requerimientos.
  • Convierta su ámbito familiar en un modelo de roles positivos, no olvide que los niños imitan los comportamientos de los padres.

Por sobre todo, recordemos que nuestro ejemplo es súper importante porque somos de mucho impacto para nuestros pequeños!

Comparte este artículo:

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *