Menú
FacebookYoutubeLinkedinGooglePlus

Publicado el Abr 18, 2017 | 0 comentarios

La curiosidad a flor de piel en los niños

La curiosidad a flor de piel en los niños

“En mi niñez me llamaba la atención el desplazamiento de los patos en la chacra de mis abuelos, el sonido emitido por el burro madrugador, incluso la forma de los árboles que observaba durante los viajes largos en bus o camión. ¿Qué te llamaba la atención a ti de pequeño? o ¿Qué te llama la atención ahora?”

Empecemos por lo maravilloso de explorar

Una de las características de los niños a partir del año y medio es que cada vez son más exploradores. Gracias al vínculo formado con sus padres en el tiempo previo y al dominio de su propio cuerpo, se sienten más seguros.

Caminar solo es una de las habilidades más esperadas. El niño no sólo desarrolla autonomía, seguridad, integración con los demás, sino que amplía sus posibilidades de explorar. En ese momento cada espacio y objeto encontrado se convierte en una oportunidad de aprendizaje. El ejercicio de descubrir su ambiente y a sí mismo es el que deberíamos impulsar siempre para el desarrollo de la personalidad.

Algunas consideraciones para estimular esta primera etapa de exploración:

Para la familia y los cuidadores:

  •  Dar confianza y seguridad al bebé: es primordial establecer lazos y apegos seguros.
  • Asistir a sus controles médicos: un niño sano y bien alimentado logra las metas de su desarrollo motor.

Ambiente:

  • Mantener un piso firme y evitar los obstáculos que dificulten su desplazamiento.
  • Evitar el uso del coche y andadores: éstos entorpecen su movimiento.

La curiosidad, una característica innata en los niños

Durante los siguientes años y con el desarrollo del lenguaje, la curiosidad de los niños aumenta (alrededor de los tres o cuatro años), el deseo por conocer cosas nuevas está latente y aparecen un sinfín de preguntas. Observamos los gustos particulares en diferentes áreas: arte, animales, naturaleza, danza, lectura, etc. Esto es una muestra del buen desarrollo que han logrado hasta el momento y una gran herramienta de aprendizaje.

La labor de los padres y educadores es reforzar esta curiosidad y canalizarla de manera que el niño no pierda el interés y la motivación por el conocimiento. Recuerda que esto es parte de su autoconocimiento.

Ante las preguntas, ¿qué hacer?

La necesidad del niño es clara, en esta etapa clama por información a su disposición. Es necesario responder a su llamado y así evitaremos la desmotivación, la apatía, o niños totalmente desconectados con lo cotidiano y real.

Acciones y pautas que debemos considerar:

1) Trata de brindar respuestas inmediatas

Muchas veces el cansancio o las múltiples actividades hacen que ignoremos las preguntas expresadas por los niños. Trata de tener paciencia y poner de tu parte. Brinda una respuesta clara y de acuerdo a la edad del niño. Es bueno separar un tiempo para ello. Si estás cansado u ocupado, menciónale que luego atenderás sus dudas y cumple tu promesa para que pueda confiar en ti.

En el caso que no tuvieras la respuesta, sé sincero y pídele que te dé un tiempo para responder o invítalo a buscar juntos la información.

2) Aprovecha sus gustos e intereses

La mayoría de los niños desarrollan fiebres por un tema en particular: carros, dinosaurios, insectos, etc. Esto es una oportunidad para buscar información: documentales, libros, juguetes, etc. Incluso programar visitas a diferentes ambientes como los museos o parques naturales. De esta manera alimentamos su curiosidad y logramos mejores aprendizajes.

3) Lo cotidiano es tu mejor herramienta

Uno de los mejores recursos en el aprendizaje es utilizar nuestras propias vivencias. Por ello, no es necesario comprar un juguete nuevo o visitar diferentes lugares todo el tiempo. Utiliza experiencias cotidianas como el bañarse, el cocinar, el jugar un partido, etc., para conversar sobre nociones que al niño le interesan. Es importante también que los padres modelen la forma de preguntar para que el niño aprenda por imitación.

 

Comparte este artículo:

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *