Menú
FacebookYoutubeLinkedinGooglePlus

Publicado el Jun 14, 2017 | 0 comentarios

La importancia de la autonomía  en  los niños

La importancia de la autonomía en los niños

Frases como: no puedo comer solo, amárrame los pasadores, pega las figuras en mí cuaderno, eso es muy difícil, no puedo hacerlo, entre otras hace que estemos siempre pendientes de nuestros niños y de sus actividades, y quizás somos los que más sufrimos cuando los dejamos en el colegio o los enviamos de paseo.

Sabemos que los niños no son iguales, ni deben serlo. Nuestros niños se desarrollan de manera diferente a lo largo de los años, por ejemplo: algunos aprenden a atarse los pasadores entre los 5 y 7 años, otros se sirven un vaso con agua desde los 4 o 5 años. A pesar de ello, están dentro de la edad que se espera logre hacer estas actividades. Sin embargo, existen casos en los que nuestros niños ya deberían de hacer solos algunas cosas, pero aún no lo hacen; por ejemplo, algunos desde temprana edad pueden ir al baño solos por la noche, mientras que otros no lo hacen a pesar de tener 10 o más años.

Si analizamos con un poco de atención el porqué de su demora en hacerlo solos, quizás podemos encontrar que el problema tienen su origen en nosotros mismos. Muchas veces exageramos en el acompañamiento y ayuda que les damos, quitándoles las oportunidades de hacerlo por ellos mismos, sobre todo si somos padres primerizos o si estamos en casa la mayor parte del tiempo. Por ello aquí algunas pautas para desarrollar la autonomía en nuestros niños.

La autonomía puede ser definida como la capacidad que tiene la persona para valerse por sí misma y ésta va en aumento según la edad. Además, autonomía está íntimamente ligada al término de responsabilidad.

Debemos tener claro la siguiente regla: “Todo aquello que el niño pueda hacer solo, debe hacerlo él mismo”, siempre y cuando no sea peligroso; entonces, si se ensució, si se demoró, si derramó, si no está perfecto, etc. no importa, lo valioso será que ellos mismos lo intentaron y lo hicieron.

Como padres, sabemos que los principales responsables de este valor somos nosotros. Así que a continuación te presentamos un procedimiento que nos ayudará a desarrollar esta autonomía en nuestros pequeños.

Pasos:

1.- Creando rutinas: Aquello que se hace rutina luego se convierte en un hábito, para ello debemos ser constantes, por ejemplo, para lograr que nuestros niños dejen la ropa sucia en el cesto, enseñemos el lugar donde dejarla, en todo momento debemos estar supervisando que lo hagan, felicitándolos con frases como: ¡Muy bien hijo, colocaste toda la ropa sucia dentro del cesto, eres muy ordenado! En caso no lo hagan o se olviden, pues recordárselo Hijo, ¿Dónde colocamos la ropa sucia? (esperar a que lo hagan) Gracias hijo, ayudamos todos con el orden de la casa.

2.- El ejemplo es primero: Si como padres creemos que nuestros hijos deben tener responsabilidades o hábitos, entonces en casa todos los miembros deben tenerlas, los adultos somos el ejemplo, ellos verán nuestro modelo y lo imitaran; desde leer un libro, hasta lavar los platos, somos los padres quienes debemos proveer el ejemplo.

3.- Paso a pasito: Explicar de manera sencilla y clara la actividad a realizar, por ejemplo, “Hijo, desde hoy vas a ponerte solo tu uniforme, ya estas creciendo y lo harás muy bien”

1° saca todo lo que necesitas de los cajones (medias, truza, camisa y pantalón/falda, etc)

2° ponte las prendas más fáciles primero (medias, truza, etc).

3° ponte la camisa/blusa y abotónate.

4°ahora ponte el pantalón/falda.

5° ahora ponte los zapatos y listo.

4.- Practicarlo todos los días: Es importante practicarlo diariamente, tener paciencia y no exigir perfecciones, reforzar todos sus intentos.

5.- Supervisarlo: Revisar lo que va haciendo, decirle que algo le puede salir mejor, guiarlo, elogiar y valorar que lo haga solo.

Ahora, ¡manos a la obra! Hagamos una lista de aquellas cosas que creemos que nuestros hijos deberían hacer por si solos, y si aún les damos mucha ayuda, recuerda ellos están creciendo y ya no son los pequeñitos a los cuales podíamos ayudarles en todo. Recuerda además que cuando ellos lo hagan solos, se sentirán sumamente orgullosos de sí mismos. ¡Descubriendo que son capaces de eso y mucho más!

Autora: Jacqueline Cynthia Ponce Meza.

Psicóloga del programa Aprendamos Juntos.

Comparte este artículo:

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *