El efecto de la televisión en los niños por Mabel Villena

Publicado por administrador En: Consejos para padres, Crianza, Familia Sin comentarios

Muchos padres cometemos el error de entretener a nuestros hijos con programas de televisión, celular o computadora, al final la pantalla es la misma. Incluso, a partir de los 4 meses de vida de un bebé, ya son expuestos a estos aparatos. Creemos erróneamente que, dado que son imágenes con muchas formas, colores y movimiento, el bebé podría ser estimulado. Lo que no sabemos es que su cerebro no es capaz de discernir o darles significado a todas esas  imágenes.

Hay investigaciones actuales, donde evidencian que la pantalla de TV tiene efectos negativos durables en menores de 3 años, que afectan el desarrollo del idioma, el desarrollo de las destrezas de la lectura y la memoria a corto plazo, también se presentan problemas como el sueño y dificultades de atención. Por eso, es recomendable no exponer a los niños menores de 3 años en lo más mínimo a estos suena peyorativo, podría ser dispositivos?.

Solamente el tener la TV encendida como ruido de fondo, incluso si “nadie la está viendo”, es suficiente para retrasar el desarrollo del lenguaje. Normalmente un padre habla aproximadamente 940 palabras por hora cuando su niño pequeño está cerca. Con la televisión encendida, ¡ese número disminuye a 770! Menos palabras significa menos aprendizaje.

Nuestro cerebro experimenta que el entretenimiento digital es como la comida: chatarra mental. Por lo que se recomienda que los niños mayores de 3 años y adolescentes deben ver una pantalla de televisión un MÁXIMO de 2 HORAS DIARIAS, dado que también se ha comprobado que ver más de dos horas diarias disminuye las funciones cognitivas en donde las operaciones lógicas, la comprensión, la creatividad y la asociación se quedan detenidas. Esto quiere decir que, al momento de mirar la TV, nuestro cerebro apenas si funciona. A largo plazo, la principal consecuencia de esto es que la capacidad de atención se deteriora y en consecuencia el nivel de aprendizaje. Además de incrementar estrés e irritación, un rato de TV puede ser equivalente a una fuerte pelea y aumentar el sedentarismo.

Si los hijos disminuyen las horas de TV, también harán cosas más productivas con sus padres y ganarán en su aprendizaje. Porque los niños están programados para aprender interactuando con otras personas.

0 Likes

Comentarios: 0

Aún no hay comentarios en esta publicación. ¡Se el primero!

Deja un comentario