Las emociones facilitan el aprendizaje

Publicado por administrador En: Consejos para padres, Crianza, Educación Sin comentarios

Las emociones son parte de nuestras vidas, convivimos día a día con ellas, no las podemos evitar; estas pueden ser agradables o desagradables, pueden facilitar u obstaculizar aprendizajes. Las emociones nos impulsan a adquirir nuevos conocimientos.

Ya desde tiempos remotos se decía que la disposición emocional en el alumno determina su habilidad para aprender. Hay situaciones que se instauran en la mente del niño las cuales generan mayor confianza, y permiten poner en práctica nuevas rutas para solucionar un problema.

Las emociones agradables, como la alegría, nos producen placer y cuando se experimenta tenemos mayor interés y motivación por aprender; se activa toda nuestra capacidad para crear, se prende nuestro sentido de la curiosidad y descubrimos soluciones novedosas; así también, somos capaces de tomar decisiones acertadas y ser más empáticos.

Pero hay emociones que dificultan u obstaculizan el aprendizaje a largo plazo, como el miedo, la cólera y el resentimiento. Estas emociones bloquean el aprendizaje, desconectan nuestro cerebro y no nos permiten aprender.

Si el niño jala un examen y piensa “que tonto que soy”, entonces en el próximo examen se sentirá con menos confianza, con mayor temor a cometer errores o podría jalar nuevamente. Se genera miedo a los exámenes, a situaciones que pongan a prueba su conocimiento. Otra de las emociones que paraliza e impide la participación activa de los niños en el aula de clase es la vergüenza, la cual se manifiesta cuando el niño trata de evitar una situación, como una presentación oral o exposición, por temor a que se rían o burlen de ellos.

Que pueden hacer los padres:

  • Despierte la curiosidad e interés por el aprendizaje; no sea monótono. Cuando haga las tareas con su niño haga uso de diferentes materiales y estímulos audiovisuales para enseñar a sus hijos. Use dibujos, colores, canciones, adivinanzas, etc.

  • Active la atención de su niño, la emoción es el vehículo por el cual activará su atención; no es solo pedir que le presten atención, sino cómo capta usted su atención; tenga en cuenta su tono de voz, las herramientas que utilizará, etc. La atención es la primera puerta por donde ingresará la información.
  • Recuerde que el ingrediente principal para el aprendizaje es la emoción, sea ameno, esté tranquilo, relajado al enseñar a sus niños. Relacione la actividad con una emoción positiva, así el aprendizaje será más efectivo y se evitará que la nueva información sea rechazada.
  • Escuche las emociones de sus niños, de esa forma podrá saber cómo puede ayudarlo en el control de sus emociones y su impacto en el aprendizaje.

2 Likes

Comentarios: 0

Aún no hay comentarios en esta publicación. ¡Se el primero!

Deja un comentario