Mensajes negativos que podemos estar dando a los niños

Publicado por administrador En: Consejos para padres, Crianza, Familia Sin comentarios

Muchas veces un niño puede paralizarse o angustiarse, no logra avanzar en su aprendizaje por lo que piensa de sí mismo. En esta nota hablaremos de la importancia de los pensamientos que generan emociones, y por lo tanto determinan nuestras acciones, una cadena mencionada por el psicólogo Albert Ellis.

Es muy frecuente escuchar de los niños estas frases: “No puedo” o “Todo lo hago mal”. Al mismo tiempo, observamos conductas pasivas en ellos: no copian de la pizarra, no realizan la tarea o no participan en clase.  La frase “no puedo” se ha convertido en una etiqueta fuerte entre los niños y los adolescentes; esto es reforzado inconscientemente por los adultos, ya que solemos enfocar nuestra atención en lo que hacemos mal y proyectamos esto en los niños.

Cada palabra que un niño o adulto establece como verdad genera un sentimiento y lo conducirá a actuar de una manera en particular. Si un niño cree que no puede realizar una tarea o que es un fracasado, se sentirá triste y abrumado, y no logrará salir de una acción pasiva frente a un nuevo aprendizaje. Todos generamos pensamientos irracionales pero las personas más saludables emocionalmente creen más a en los pensamientos racionales.   Decir “todo lo hago mal” por más común que suene, es una idea irracional, el cerebro lo cree, y actúa sintiéndose incapaz.  Por eso, mucho cuidado con lo que nos decimos y qué le decimos a los niños.

Vamos a quitarnos algunas ideas irracionales que tenemos. Practica contigo mismo, en pareja y con tus hijos:

Contigo mismo
  • Evita utilizar palabras que generalicen como “siempre” o “todo el mundo”.  Por ejemplo, “todo sale siempre mal” es una idea irracional, cámbialo por “a veces las cosas salen mal”, cambia tu foco de atención.
  • Realiza una actividad que te genere placer, puede ser un deporte o alguna actividad que te brinde tranquilidad.  Tu mente piensa mejor luego de hacer algo que te gusta o estimula. Algunos realizan caminatas, algún deporte u otros meditan y les ayuda mucho a controlar sus emociones.
  • Llevar un diario es ideal porque muchas veces ahí podemos registrar las ideas irracionales e ir aprendiendo a cambiarlas por racionales.
Con tu pareja
  • Evita hacer juicios: “Él nunca lo va hacer” o “Todos los hombres son iguales”. Son frases que te hacen actuar de una manera reactiva (reaccionando con enojo o fastidio) o pueden crear alejamiento; cámbialos: “Desearía que ella haga eso pero no necesariamente puedo conseguirlo”.
Con tus hijos
  • Los adultos creemos que los niños deben cumplir nuestras expectativas como por ejemplo ser un gran atleta, siendo esto sólo un deseo del adulto. Debemos reforzar los aspectos en los que destaca el niño; valorar su esfuerzo. Realizando esto, lo estarás protegiendo de pensamientos como “soy un tonto” o “no puedo realizar esto”; con el tiempo entenderá que algunas cosas no las hará bien, pero otras sí.
  • “El niño es culpable y debe ser castigado” es una idea irracional. Se trata de enseñar responsabilidad pero no crear culpas en los niños ni estar enojados con ellos. Hay que enseñarles cual es la conducta adecuada que debe realizar con el ejemplo.

♦Y recuerda: No hay mejor tiempo invertido que el tiempo de calidad que pasas con tus hijos. Esto alimenta su seguridad; tus palabras, tu amor, tus juegos, tus sonrisas y la conexión que construyes con tu hijo hará la diferencia.

Ps. Maritza Cantera Alva

3 Likes

Comentarios: 0

Aún no hay comentarios en esta publicación. ¡Se el primero!

Deja un comentario